De vigilante de seguridad a administrativo

14 de abril de 2014 a las 10:26

Hasta que entró en uno de los programas de readaptación profesional de Ibermutuamur, Alejandro no sabía nada sobre el manejo de un ordenador. Había realizado siempre trabajos físicos, como el de vigilante de seguridad. Sin embargo, un accidente laboral cambió su vida. No podía realizar esfuerzos, ni permanecer mucho tiempo de pie debido a las lesiones del accidente, por lo que tuvo que reorientar su futuro profesional. Gracias a su esfuerzo para realizar un plan de formación adecuado y a la ayuda económica concedida por la  Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur, ahora trabaja como administrativo.

comision_prestaciones_especiales

Alejandro Reguero repartía su tiempo entre su trabajo como vigilante de seguridad en un hospital y su familia. En el momento del accidente, tenía dos hijos pequeños, un niño con el que le gustaba jugar al fútbol y montar en bicicleta, y una niña a la que levantaba y atendía junto a su mujer. Sin embargo, en agosto de 2011, la vida de Reguero dio un giro de 180 grados.

Una persona corpulenta trató de agredir al personal médico del hospital donde trabajaba el vigilante, por lo que tuvo que intervenir llevándose él la peor parte. “No me dio tiempo a reaccionar y el hombre se me cayó encima, haciéndome golpear con la espalda en el suelo y causándome un terrible dolor”, recuerda Alejandro.

Reconoce que fue reticente a cogerse la baja médica en ese momento, porque necesitaba trabajar muchas horas para ganar dinero y, además, confiaba que al tener muy próximas las vacaciones tras el accidente, podría recuperarse en esos días de descanso.

Sin embargo, la lesión en la espalda era más grave de lo que parecía. Tras ser intervenido, le quedaron secuelas que el INSS calificó de Incapacidad Permanente Total para el ejercicio de su profesión habitual.

Alejandro asegura que desde Ibermutuamur se le ayudó desde el primer momento de serle otorgada la Incapacidad Permanente, porque las trabajadoras sociales enseguida se pusieron a trabajar con él y su familia.

Por otra parte, Alejandro explica que cuando llevaba quince meses de baja, la Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur le otorgó unas ayudas económicas para el pago de la hipoteca. Estas ayudas, se aprobaron en la reunión de la Comisión del 26 de Noviembre de 2012, y consistió en la aportación de 10 meses del recibo de la hipoteca, por un importe de 5.566 euros.

Vuelta al mercado laboral

Una vez que Alejandro estaba más recuperado física y emocionalmente, comenzó a estudiar en el Aula Informática de Inserción Laboral de Ibermutuamur, dedicadas a aquellas personas que tras un accidente no pueden volver a trabajar en lo que lo habían hecho antes y deben reinsertarse en el mercado laboral con distinta profesión.

Confiesa que antes de hacer los cursos se encontraba “muy bloqueado y me había encerrado en casa porque tenía mucha desconfianza en la gente”, y aclara: “Los cursos me ayudaron a salir, a moverme más y a relacionarme”.

Realizó el curso en el Aula Informática, nivel avanzado, entre el 13 de Mayo y el 29 de Junio de 2013. Asimismo, en las Aulas recibió formación sobre Técnicas de búsqueda de empleo y networking en la reinserción laboral, aprendizaje con el que inició su itinerario para concretar un empleo en otro ámbito. Seis meses después empezó a trabajar en un Centro Especial de Empleo como administrativo.

Trabajar me ha hecho recuperar las ganas de estudiar y de volver a hacer cosas”, indica Alejandro, quien de hecho, se ha matriculado para continuar con estudios oficiales. “Entrar de nuevo en una rutina te cambia la mentalidad”, concluye.

Etiquetas: , , ,

Compartir: Meneame Fresqui Delicious

© Ibermutua, Mutua Colaboradora con la Seguridad Social nº 274.