El reconocimiento de la Incapacidad Permanente Total lleva a un vigilante de seguridad a montar su propio negocio

13 de noviembre de 2014 a las 10:50

Es la primera vez que la Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur facilita ayuda económica a emprendedores. El nuevo empresario se llama Tomás Nogales, y trabajaba como vigilante de seguridad hasta que un accidente laboral lo dejó en situación de incapacidad permanente total. Fueron necesarios varios meses para desarrollar y poner en marcha el proyecto, un centro de peluquería y estética que hoy ya es una realidad.

cpe

En el centro de la imagen, Tomás Nogales y Carlota García-Rodrigo, directora de Afiliación, Cotización y Prestaciones Económicas acompañados de las trabajadoras sociales, Toñi Sánchez y Flor Roquero

Tomás trabajaba como vigilante de seguridad hasta que el 31 de agosto de 2012, tuvo un accidente laboral. Debido a las lesiones producidas en el accidente, tuvieron que amputarle una pierna, por lo que estuvo en situación de incapacidad temporal, IT, hasta que le dieron la  incapacidad permanente total, el 11 de noviembre de 2013. Debido a esto, Tomás recuerda que “ya no podía volver a trabajar de lo mío, aunque sí de otra cosa”.

Tal y como él mismo nos cuenta, Tomás pasó meses de hospitales, operaciones y rehabilitación, y necesitó el apoyo psicológico y la ayuda del equipo de trabajo social de la Mutua. Pero una vez recuperado, se hizo patente que ya no podía volver a trabajar como vigilante de seguridad, así que, tal como cuenta él mismo, “comencé a tener una idea de lo que podía hacer y se nos ocurrió montar un centro de peluquería y estética”. Tomás habla en plural porque en la toma de esta decisión tuvo mucho que ver su mujer, Sonia, que es peluquera de profesión.

cpe_II

Sonia y Tomás

De vigilante de seguridad a emprendedor

Una vez que la idea estuvo clara, y se fue concretando el proyecto, Tomás contó con la ayuda, orientación y apoyo de las trabajadoras sociales de Ibermutuamur, que le pusieron al tanto de los recursos disponibles dado que, a pesar de haber percibido un seguro de invalidez, no conseguía reunir lo necesario para el inicio de la actividad. Nogales asegura que “Ibermutuamur me ayudó en todo desde el primer momento”, y añade: “nos presentaron el plan de proyecto y más adelante nos concedieron una ayuda económica”.

Tomás Nogales recibió ayuda económica de la Comisión de Prestaciones Especiales de la mutua. Concretamente, el 16 de junio de 2014, se le concedieron 8.841 euros para ayuda del pago del alquiler del negocio durante seis meses y parte de mobiliario del negocio. Una ayuda que había que sumar a la prestación concedida el 23 de abril del mismo año,  de 7.600 euros, para ayuda de pago de 12 meses de alquiler de su casa, así como a otras ayudas para estudios de sus  hijos. Estas ayudas, aportadas por la Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur, complementan la prestación de 880 euros mensuales que Tomás recibe por su incapacidad permanente total, y que ha sido el principal sustento de su familia de cinco miembros, desde noviembre de 2013.

Con las ayudas de la Comisión de Prestaciones Especiales, con el apoyo de la Mutua y después de tres meses de obra, Tomás inauguró su propio negocio en Torrejón de Ardoz, su ciudad de residencia, convirtiéndose así en la primera persona ayudada por la Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur que apuesta por emprender.
La Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur apuesta por facilitar la reconversión profesional en sus diferentes facetas y tiene contemplado el apoyo a emprendedores como posible ayuda a facilitar, pero nunca antes habían solicitado esta ayuda. Por tanto, la idea de montar un negocio propio era un reto tanto para Tomás como para la Comisión de Prestaciones Especiales de Ibermutuamur.

Hoy, desde su centro de peluquería y estética, Tomás y su esposa, que lleva la dirección técnica del negocio, se muestran “encantados” ya que la acogida del centro de imagen está siendo mejor de lo que esperaban. Nogales cuenta que “mi día a día ahora es una maravilla” y nos explica que su nuevo trabajo en el centro consiste sobre todo en “atender al público en la recepción y vender productos de peluquería”. Su mujer es quien se encarga del trabajo de peluquería, y además, han tenido que contratar a otras dos personas para ayudarla. Sin embargo, Tomás no descarta ampliar sus tareas en un futuro, ya que, como dice su mujer, “no tiene miedo de hacer nada”.

Etiquetas: , ,

Compartir: Meneame Fresqui Delicious

© Ibermutua, Mutua Colaboradora con la Seguridad Social nº 274.